Una cabalgada sudorosa

Hace calor, es la hora de la siesta, y nada mejor para combatirlo que un buen polvazo para caer rendido en una siesta larga. El tío coge a la morena y sentados en el sofa le echa el tanga a un lado, y cabalga profundo y caliente, sudando y excitados. La

Anuncios
 
 
relacionados