Fetichistas del sado con animales

Morena tratada y mal tratada incluso con su perro dálmata. en una sesión de sado masoquismo en la que es reducida, humillada y vejada, hasta el punto en que la ordenan hasta cuando mear. Practican el bondage atándole cuerdas por todo el cuerpo.

Anuncios
 
 
relacionados