Cuerdas y dolor, todo un placer

Sesión de bondage con los ojos a ciegas, cuerdas que aprietan y marcan la piel, casi rozando el punto de cortar la circulación, estimulando cada poro del cuerpo. Un vibrador en el clítoris, provocando, dando gusto, hasta arrancar un orgasmo intenso y c

Anuncios
 
 
relacionados